Seleccionar página

En algún momento todos podemos sufrir discriminación en el mundo laboral. Bien sea por edad, género o etnia. Por ese motivo es necesario trabajar por la plena integración a todos los niveles. Es un problema que trasciende países y culturas, pero hay soluciones y mecanismos para minimizarlo.

Una de las soluciones planteadas pude escucharla en una de las mesas de diálogo del 3er congreso “Dones d’Empresa” que la Federació Empresarial del Gran Penedès organizó los pasados 20 y 21 de octubre. Propusieron los currículos ciegos: un mecanismo pionero para acabar con los prejuicios inevitables que cometemos al leer la información personal. De este modo, únicamente se valoraría al candidato por sus conocimientos, trayectoria y experiencia.

Es necesario trabajar por conseguir la plena integración: es un problema que trasciende países y culturas

La igualdad aún está lejos, pero gracias a eventos como este las empresas y las personas estamos cambiando hacia una relación más equilibrada. Por poner mi propio ejemplo, en una empresa como Esofitec con una trayectoria de 20 años, soy la primera mujer en el departamento comercial. De hecho, la política interna de recursos humanos se enfoca hacia la paridad, pero sobre todo hacia el talento. Tanto es así que ahora mismo somos más mujeres que hombres en la empresa. Haber llegado hasta aquí es increíble y por eso hay que seguir trabajando y seguir apoyando iniciativas como este congreso.

Además, el proyecto Dones d’empresa también se hizo eco de novedades en la empresa y a nivel laboral. Relaciones entre trabajadores y empresa, métodos para aprender a cómo mostrar tu mejor imagen en procesos de selección, y grandes novedades como la interacción que la robótica ha traído y va a implantar tanto a nivel social como laboral. Desde luego, grandes cambios e innovaciones que van a afectarnos y a modificar nuestros lugares y hábitos de trabajo. Cambios que están para quedarse y que únicamente las empresas capaces de evolucionar e integrarlos podrán salir adelante.